Concertar una cita

Prof. Dr. Marcos Mazzuka

 

Clinica Life+ Madrid

Calle Galileo, 50

Chamberì, Madrid

telef: 915945336

www.centros-lifeplus.com

 

Clinica Juaneda

Unidad de Medicina Anti-Aging y Revitalización

Calle Company, 30

Palma de Mallorca

Islas Baleares

Telef: 971221855

www.clinicajuaneda.es

 

Si quiere hablar directamente con el Dr. Marcos Mazzuka:

Teléfono: 646621040

Horario de atención al paciente

 

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro servicio de CONSULTAS EN LA RED por medio de: mzk.consultas@gmail.com

 

 

 



Ahora Prof. Dr. Marcos Mazzuka en redes sociales:

Para estar siempre bien informado

El mundo de la medicina está constantemente en movimiento. En esta sección queremos poner a su disposición una selección de las novedades más interesantes sobre medicina y las novedades en nuestros centros.

La prevención es nuestra especialidad y la medicina en la cual creemos.

Desde que el ser humano tiene conciencia,
ha querido vencer la muerte. Éste concepto está tan arraigado en su naturaleza,
que trasciende lo espiritual y se ha colocado en el transcurso de los siglos, en lo más alto de los proyectos el hombre: lograr la eternidad.

 

Hablar de anti-envejecimiento, parece ircontra-natura, hacer del proceso de degeneración, común en todos los organismos, una enfermedad que hay que combatir y eliminar. Los estudios actuales parecen ofrecernos múltiples alternativas y nos hacen creer que estamos logrando algo al respecto.

 

La finalidad de éste curso es introducir al estudiante en un mundo paralelo, poco usual para la medicina llamada convencional, pero concreto y tangible, donde los conocimientos están en continua revisión y los tratamientos no dejan de sorprender, por su sencillez y eficacia.

 



Para iniciar éste viaje hacia la comprensión profunda de la llamada Medicina Anti-Envejecimiento (MAE), debemos comenzar por elconcepto mismo de envejecer.

 

 

 

Datos estadísticos sobre el
envejecimiento

 

Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), el siglo XX ha experimentado un aumento en la esperanza de vida de la población mundial.

 

Según ésta Organización el dato refleja numéricamente un aumento de 20 años la esperanza de vida desde 1950. Se prevé que éste aumento se incrementará de 10 años más para el 2050. Las cifras que se manejan en la actualidad, nos revelan que en el año 2000 las personas de más de 60 años eran cerca de 600 millones y ésta cifra se estima que se triplique a mitad del siglo XXI.

 

Como cabe esperar, éste aumento no será proporcional en todos los continentes. Esto es debido a que en los países en vía de desarrollo, los problemas sanitarios que los agobian en forma crónica, no permite alcanzar más del 8%-15% en América Latina y entre el 5%-6% en África.

 

Según el aforisma “la única cosa inmutable en la vida es el cambio”, se aplica perfectamente a ésta realidad: La comunidad humana de inicio del siglo XXI, será muy diferente a la de mitad de siglo. Éste cambio se realizará de forma obligada en las estructuras: sociales,
económicas, políticas, culturales y psicológicas de las poblaciones.

 

En ese orden de ideas, debemos tener claro que la medicina tradicional sufrirá un profundo y radical cambio, no pudiendo dirigirse solamente al individuo enfermo porque los costes sanitarios de éste tipo de medicina serán cada vez más elevados, comprometiendo en forma decisiva los recursos del Estado.

 

La MAE vista dentro del marco de la MP (Medicina Preventiva), cumple un rol vital en el desempeño futuro de las economías mundiales, ocupando mínimos recursos económicos para mantener el equilibrio sanitario del País, favoreciendo de ésta manera el desarrollo de un nuevo grupo etario activamente competitivo dentro del campo laboral, la actualmente llamada “Tercera Edad”.

 

 

¿Qué es envejecer?

 

Sócrates ya había dado su opinión sobre el acto de envejecer, incluyendo el alma inmortal dentro de su discernir.

 

Progresivamente, con cada avance de la ciencia, el hecho del envejecimiento fue perteneciendo cada vez más a un mundo pequeño, limitado y concreto: el ámbito celular primero y biomolecular después haciendo que la vida y la muerte, parecieran meras piezas de un rompecabezas de las cuales se sabe de antemano que existe un lugar perfecto para cada una, pero que aún no nos encajan por completo.

 

No existe una única teoría que explique todas las causas del proceso de envejecimiento. Los cambios que se generan
durante el proceso de senescencia son tantos y tan variables, que han dado origen a docenas de teorías.

 



Partiendo de ésta idea, llegamos a los dos conceptos más aceptados en la actualidad, que tratan de aclarar la complejidad del envejecimiento:

 

“El envejecimiento es una pérdida de función progresiva del organismo, distinto para cada especie. Envejecer implica una reducción de energía, de masa ósea y muscular (entre los 40 y los 65 años perdemos el 25% de las fibras musculares), una disminución de la libido, disminución de la vitalidad y el deterioro del sueño, así como de las funciones cerebrales y cognitivas” (SEMAL, 2002).

 

“El proceso de envejecimiento causa cambios relacionados con la edad que se incrementan en forma exponencial” (Colman, J., 2004).

 

El concepto de Colman, se ajusta bien a la filosofía de la MAE, ya que es precisamente esos cambios que se generan durante el avance de la vida, lo susceptible a ser examinado, detectado y tratado.

 

Según éstos conceptos, queda claro que el
envejecimiento es un proceso:

 

a.- Programado (genética)

 

b.- Progresivo (tiempo)

 

c.- Variable por cada especie (individualidad de especie)

 

d.-Ineludible (ciclo vital)

 

Si bien la programación genética, es la
base fundamental de nuestra senescencia, quedan a considerar otros aspectos que
incrementan la velocidad de envejecimiento:

 

       a.- Estilo
de vida (alimentación, ejercicio físico, actitud ante la vida).

     b.-
Factores externos (contaminantes, metales pesados, virus, radiaciones).

c.- Educación a la salud (las poblaciones educadas en salud, tienden a
vivir más).

d.- Factores sociales, culturales
y económicos (influencia de etnia, clima y economía).

 

Otros investigadores tratan de condensar estos
conceptos en tres teorías para explicar el proceso de envejecimiento.

 

Son
las llamadas “TEORÍAS HISTÓRICAS”

 

TEORÍAS HISTÓRICAS

 

1.- Teoría
del desgaste de órganos y tejidos

También conocida como la “teoría del
ritmo de la vida”. Su concepto es muy sencillo: nuestro cuerpo envejece en la
medida que las células pierden progresivamente sus capacidades vitales es decir
se van “desgastando” progresivamente, de la misma manera como sucede con los
componentes de una máquina.

Ésta teoría se apoya en la observación
que las personas que tienen un tipo y ritmo de vida muy acelerado
(entendiéndose como descontrol o falta de regulación), tienden a vivir menos.

 

2.- Teoría
de la intoxicación intrínseca
:

Llamada también, teoría de la
autointoxicación. Ésta teoría a caído en desuso porque se ha demostrado que las
sustancias de desecho, que se acumulan en las células, como: colesterol
creatinina, lipofucsina, entre otras, no
revisten ningún peligro demostrable en el equilibrio interno celular.

3.- Teoría de la disfunción hormonal:

Ésta teoría se basa en la observación que
el mal funcionamiento del sistema glandular, conlleva a un envejecimiento
precoz del individuo que la padece, como por ejemplo: los eunucos,
hipotiroideos y diabéticos.

La teoría ha sido descartada igualmente
que la anterior porque parece ser más bien que las disfunciones glandulares son
más bien la consecuencia del envejecimiento y no su causa.

 

 

 

Teorías
actuales sobre el envejecimiento:

 

A.-
TEORÍAS ORGÁNICAS:

 

A.1-
Teoría Autoinmune:

 

Se basa en la observación de dos
fenómenos claramente demostrables:

 

1)   El Sistema Inmune disminuye progresivamente
su actividad, haciendo a las personas mayores más susceptibles a contraer
enfermedades. Se ha demostrado que los genes de los linfocitos, que se encargan
de controlar la producción de inmunoglobulinas varían con la edad

2)   Aumento de la errada respuesta
inmunológica: con los años el sistema inmune tiende a crear auto-anticuerpos,
inmunidad dirigida contra estructuras normales del organismo.

 

A pesar de su objetiva simplicidad, ésta
teoría no cubre todas las variables, por ejemplo:

 

-         
No
hay relación de causalidad entre la deficiencia inmunológica del anciano y las enfermedades

-         
No
hay generalización del concepto (no todos los ancianos cursan con la producción
de auto-anticuerpos)

-         
La
producción de los “auto-anticuerpos”, puede ser debida a la producción de
proteínas anómalas que se sintetizarían con la edad, por lo tanto sería una
“respuesta correcta” del sistema inmune.

-         
Hay
una estrecha relación entre el sistema inmune y los sistemas nervioso y
hormonal por lo que no se logra a veces conocer donde se encuentra el fallo
inicial.

 

A.2-
Teoría Neuroendocrina:

 

Como hemos dicho anteriormente los tres
sistemas: el endocrino, nervioso e inmunológico, controlan la homeostasis
corporal. Si el sistema nervioso controla el sistema hormonal por medio del
Hipotálamo y la Hipófisis,
indispensable para el crecimiento, la reproducción y la integración de todas
las funciones orgánicas, según un reloj biológico, cabría pensar que el fallo
de éste sistema, produciría de consecuencia el fallo de órganos y sistemas
relacionados. Pero no ocurre así en ningún organismo animal, incluyendo el
humano, donde por ejemplo la demencia (por degeneración neurobioquímica), no es
una regla ni ligada al simple hecho de tener más edad.

Existe pues un motivo, una causa que
inicia el proceso degenerativo y que aparentemente una vez iniciado ejerce un
efecto en cascada, llevando a la consecuente disfunción de otros órganos y
sistemas.

 

 

A.3-
Teoría del Colágeno:

 

El colágeno es una cadena de polipéptidos
producida por las células llamadas Fibroblastos. Tiene la función de establecer
una conexión entre las estructuras circundantes y darle consistencia y
resistencia. (Fig. 1)

 

Debemos considerar el colágeno una
barrera y no sencillamente una componente estructural, debido al hecho que
favorece la entrada en juego de las células inmunológicamente activas y
proteínas de defensa: Macrófagos y 
anticuerpos.

 

Una falla de ésta estructura equivaldría
a una mala distribución de nuestro poder de defensa ante un huésped indeseado.

 




 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 

http://cueronet.com/tecnica/colageno.htm

Estructura espacial del colágeno (Fig. 1)

 

 

Los fibroblastos poseen receptores para
estrógenos, esteroides, hormona tiroidea, vitamina D y factores del
crecimiento. Por tal motivo, se consideran las células de más complejo control
en el proceso de envejecimiento, un reto para la rama de la MAE que se dedica a la
homeostasis dérmica

 

El colágeno de tipo 1 es la más abundante
en la dermis, el hueso, las articulaciones y los ligamentos. Está constituido
por tres aminoácidos (glicina, prolina, hidroxiprolina). Representa el 80% del
peso seco de la dermis. En la menopausia sufre cambios morfológicos, físicos y
químicos significativos. (1)

 

A.4-
Teoría de los Radicales Libres (RL):

 

Denham Harman postula en 1956 que el
proceso de envejecimiento, degeneración celular y muerte de las células, son
consecuencia del embate constante de éstas contra los Radicales Libres (RL).

 

La acción más visible de éstas moléculas
hiperreacctivas, es sobre los lipocitos, aunque pueden actuar en forma
totalmente fortuita sobre cualquier grupo celular, induciendo daños muchas
veces irreparables

 

Harman pretendía explicar con ésta teoría
los siguientes puntos:

  1. El origen y la evolución de la
    vida.
  2. El cambio de tendencia en la
    longevidad a según de los cambios  alimenticios
    de las especies.
  3. El proceso de envejecimiento.
  4. Las enfermedades implicadas a la
    presencia de RL y que se van incrementando con la edad en manera proporcional a
    la presencia de éstas moléculas

Los
radicales libres, están implicados en enfermedades degenerativas como
arteriosclerosis, amiloidosis, demencia senil tipo Alzheimer, enfermedades
autoinmunes entre otras.

Es
la teoría más seguida en la actualidad y a la que apuntan todas las técnicas de
detección temprana de patologías, la base de la MAE y de la Medicina Preventiva.

 

A.5-
Vertientes actuales de la investigación sobre la MAE:

 

Actualmente el proceso de envejecimiento
está siendo analizado por dos vertientes: quienes buscan la prolongación de la
vida celular y los que se ocupan del mantenimiento y restauración de las
capacidades pérdidas de las células. En estas dos vertientes paralelas, se
desarrolla actualmente el concepto de la medicina Anti-Envejecimiento.

 

Expondremos en esta unidad los avances de
las técnicas más sofisticadas en búsqueda de la prolongación de la vida
celular. Sus descubrimientos y sus implicaciones futuras. Por otro lado nos
concentraremos en la verdadera finalidad de éste proyecto: la de reconocer y
anticipar un evento que se está conformando dentro de nuestro organismo, que
constituye la verdadera medicina moderna: la Medicina Preventiva.

 

A.6-
¿Que es la
Medicina Preventiva?

 

Es la parte de la medicina que se ocupa
de la prevención de una patología o evento negativo que pueda convertirse en un
peligro para la vida del individuo, con consecuente afectación de un
determinado núcleo social.

La Medicina Preventiva, vista como la
anticipación de un evento, queda convertida en la piedra angular de la MAE.

 

Como antítesis de este tipo de medicina
tenemos la medicina curativa, que se ocupa de la reparación de una daño que ya
existe, de un proceso ya en acto y de incierta proyección en su desenlace.

 

El concepto de que la medicina curativa
es el fracaso de una buena medicina preventiva, lo revela el siempre mayor
interés de los países desarrollados por anticiparse a un problema de salud de
su comunidad.

 

Esta unidad no tiene la finalidad de
analizar toda la problemática que conlleva la ejecución de un plan de Medicina
Preventiva por parte de los gobiernos, debido a lo extenso del tema y los
numerosos factores que lo influyen. Pero si busca en cambio, la sensibilización
del alumno frente a la problemática de siempre más numerosos y costosos
medicamentos frente a una población cada vez más sometidas a causas que generan
la fractura de su equilibrio natural.

 

La búsqueda de una mejor calidad de vida
equivale a la prolongación de la misma, dentro de su limitante genética. De
allí que debemos mantener la diferencia entre prolongación de la vida por el
simple hecho de favorecer la replicación celular y la conservación de un buen
estado de salud basado en la prevención.

La
MAE

no es Geriatría. La MAE es medicina Preventiva, y en esa idea
deberemos movernos.

 

A.6 – Evolución de la Enfermedad

 

Según el enfoque tradicional de la
medicina occidental, nuestro organismo está sano hasta que una causa externa
produce una enfermedad.

 

El paso de la condición de “sano” a la
condición de “enfermo”, no se cumple, según éste enfoque, en fases, sino en
estadios de gravedad: estamos sanos, algo enfermos y muy enfermos.

Pero, según ésta visión, cabría
preguntarse: ¿quien o qué, reconoce la enfermedad?

 

Nuestro sistema inmunológico, sin lugar a
dudas, es el que se ocupa de ella, pero la pregunta sigue en pié, aunque la
formularemos en forma diferente: ¿quién interpreta que un órgano comienza a
fallar? La respuesta ya no es la misma, son las células afectadas las que
reconocen la agresión y las que nos envían un mensaje de auxilio, y no un
complejo sistema inmune, quien cumple su función constantemente de observación
revisión y ataque.

 

Como se ha demostrado recientemente
(Neurocientíficos del Case Western Reserve University School of Medicine), las
células “hablan” entre sí.

Se ha descubierto que, por medio de un
código químico, una célula reconoce a su vecina y ésta a otra y a otra, hasta
tener una “inteligencia de conjunto”, para poder así realizar una función
específica y dar a lugar a la función de un determinado órgano. De ésta forma,
el hígado cumplirá en segundos una de sus centenares de reacciones, así el
riñón, el páncreas, las glándulas suprarrenales, tiroides, etc.

 

¿Que importancia tiene éste
descubrimiento para la Medicina Anti-Envejecimiento?

Tan importante es, que en ella se basa
toda la componente teórica y objetiva de la Medicina Preventiva,
habiéndose creado instrumentos en grado de medir esas variables mínimas pero
cuantificables del sufrimiento celular, que por otro lado no son detectables
por las comunes analíticas de la medicina tradicional.

Podemos distinguir tres fases, que llevan
del estado de salud al estado de enfermedad.

 

 

FASES
EVOLUTIVAS DE LA ENFERMEDAD
(Enfoque de los
Autores)

 

  • Fase CELULAR

 

  • Fase TISULAR

 

  • Fase ORGÁNICA

 

 



 

         
   
   

FASE
                     CELULAR
              
    
   
   FASE TISULAR  
    
   
 FASE ORGÁNICA

   
   

 

 

 

                                                  

         (Enfermo oculto)                   (Enfermo aparente)              
   (Enfermo evidente)

Fases de la enfermedad (Diagrama
1)

 

 

 

A.-
FASE CELULAR:

 

En ésta fase, un grupo de células reciben
la agresión de los Radicales Libres, Metales tóxicos, virus lentos, radiaciones
ionizantes, o cualquier elemento extraño que comienza la alteración de su
estructura. O bien comienza un sufrimiento celular, por el desequilibrio de sus
elementos dinámicos internos (vitaminas,
oligoelementos, antioxidantes), debido a la errada alimentación o al
empobrecimiento de nutrientes de los alimentos escogidos.

 

El mensaje enviado se considera de tipo bio-energético, es decir el mensaje es
fundamentalmente un desequilibrio eléctrico prácticamente indetectable (las
células están cargadas de energía, mesurable en miliamperios debido a los continuo
cambios iónicos entre el interior y el exterior de la membrana celular.

 

Este primer mensaje de auxilio, no es
detectable por los comunes sistemas y aparatos de la medicina occidental, ni
determina síntomas evidentes en una persona que puedan hacer sospechar que algo
está mal.

 

Esta fase es conocida también como la de
“Enfermo Oculto”. Es el momento ideal para iniciar una terapia de Medicina
Anti-Aging, tendiente a restituir de inmediato las fallas nutricionales
existentes en las células, bloqueando las causas nocivas presentes y
potenciando la actividad del sistema inmunológico.

 

 

B.-
FASE TISULAR:

 

Pasamos a una fase algo más profunda, la
que incluye un número mayor de células afectadas, con características de
“tejido”. Es decir, una o más porciones de tejido de un determinado órgano.

 

En esta fase, no se produce aún la falla
funcional del órgano pero si, se comienzan a evidenciar síntomas, aunque
difusos y mal definidos.

Los mensajes enviados por éste grupo
celular, se consideran de tipo bio-químico,
es decir, se movilizan fundamentalmente enzimas inflamatorias, para potenciar
la acción de “alarma” enviadas inicialmente.

 

La persona se transforma de “enfermo
oculto” a “enfermo aparente”. De hecho, al acudir a la medicina tradicional,
las analíticas tienden a ser normales, no siendo éstas lo suficientemente
adecuadas para medir la componente inflamatoria intracelular o extracelular
(Radicales Libres).

 

La conclusión es, la de un paciente que
acude a la consulta por “no sentirse bien” y recibir el diagnóstico de “todo
normal”.

Esto produce una cierta frustración en el
paciente, ya que efectivamente, no se siente bien.

El paciente puede entrar en un estado
depresivo, ya que al no lograrse evidenciar el causante de esa enfermedad
oculta, el individuo se encontrará dudando de su integridad mental: “me lo
estoy entonces imaginando”.

 

El círculo se cierra al comenzar la
terapia antidepresiva, porque esta atenuará los síntomas, más no logrará
conseguir, ni bloquear, la noxa causante, en la mayoría de los casos. Acá se
hace evidente el fracaso de la medicina tradicional.

 

Es obvio que no todas las patologías
depresivas son debidas a motivos orgánicos biomoleculares, pero nunca dejan de
sorprendernos la cantidad de elementos objetivos (desmineralización celular,
presencia de R.L., déficit inmunológicos, candidiasis crónica), que presentan
éstos pacientes, y como al mejorar estas deficiencias o eliminar la disbiosis
intestinal, por ejemplo, los síntomas mejoran o desaparecen.

 

 

C.-
FASE ORGÁNICA:

 

Ésta es la fase donde la medicina
occidental, tradicionalmente “organicista”, logra detectar una patología. Los
equipos y maquinarias han sido fabricados siguiendo éste enfoque: enfermedad =
órgano enfermo, por lo que cumplen a cabalidad su función.

 

Detectamos entonces diversos tipos de
patologías: hepáticas, renales cardiovasculares, cáncer, cutáneas, etc. Pero ya
el daño profundo está hecho. A pesar que la ciencia actual logra realizar
auténticos milagros sobre determinadas patologías, nos preguntamos: ¿No sería
más fácil actuar antes que ésta se manifiesten por detectarlas en un estado
incipiente?

 

Los pacientes en ésta fase, que llegan a
las Unidades de Medicina Anti-Envejecimiento se encuentran con tratamientos
largos y a veces ineficaces, debido al grado de deterioro orgánico que
hallamos. Se logra muchas veces solo aliviar el proceso inflamatorio, mejorar
algo el sistema inmunológico y tratar de ofrecer una mejor calidad de vida.

 

Es indispensable el conocimiento profundo
de los procesos analíticos y técnicas de tratamiento para reconocer en que fase
se encuentra el paciente y poder derivarlo, en caso de ameritar intervenciones
más agresivas.

 

Las Unidades de Medicina
Anti-Envejecimiento, deben reconocer su función de Medicina Preventiva y como
tal actuar, anticipándose a una patología antes que ésta sea irreversible.

 

Para ello es necesario llamar la atención
de la población hacia ésta ciencia para que al hacerse común, podamos ofrecer
lo que siempre busca la medicina: una mejor calida de vida.

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Prof. Dr. Marcos Mazzuka